Utilización de anavenenos ofídicos en el tratamiento del cáncer y otras enfermedades crónicas.

 

Más de un centenar de autores, en todo el mundo, han escrito diversos trabajos sobre el uso terapéutico de los venenos ofídicos, en el tratamiento del cáncer, en el dolor, en la artrosis y en otras enfermedades crónicas. Se ha estudiado profundamente la composición de los venenos pero el trabajo sigue siendo dificultoso por tratarse de un material biológico cambiante. Esto es precisamente lo que provoca ciertas opiniones de rechazo al empleo de toxoides, anavenenos y a la técnica de combinación de fracciones como fue el caso del complejo crotoxina. Los anavenenos (venenos desnaturalizados) pasaron al olvido porque fueron desplazados por el desarrollo, el avance y la penetración de la moderna industria farmacéutica, como muchos otros medicamentos hoy tildados de antiguos. A comienzos del siglo pasado había una veintena de destacados profesionales que utilizaban estas preparaciones magistrales tanto en medicina humana como veterinaria. En la década 1930-1940 hubo grandes avances en ese campo. Supieron resolver la elección del veneno a emplear para las experiencias y tratamientos de los enfermos. Casi todos escribieron sus observaciones con detalles importantes en las historias clínicas de sus pacientes. Fueron constancias de casos tratados y mejorías obtenidas. Así, el veneno ofídico dio origen entonces a lo que el profesor Dr. Pedro Castro Escalada (UBA-Medicina) llamó la ofidioterapia. La publicación de su obra en 1935, titulada "Ofidioterapia" fue de un valor importantísimo en el tratamiento de enfermedades crónicas, principalmente en el cáncer con más de 60 casos diversos tratados. El Instituto Butantan (San Pablo-Brasil) y el Instituto "C.G.Malbrán"(Buenos Aires-Argentina) lo producían para entregar a pacientes con la indicación del caso. Muchos médicos de aquellos años trataban  con venenos de serpientes las jaquecas, las neuralgias, las hemorragias, los tumores, los cánceres, la epilepsia, la lepra, el epitelioma de laringe, la sarcomatosis interna abdominal, los carcinomas  prostático,  uterino y vulvar. Todo ello documentado oportunamente y publicado. Hoy se sabe mucho más. Las actividades fisiopatológicas fundamentales de los venenos ofídicos siguen siendo las mismas. Esto sugiere en primer lugar la elección del veneno, luego los elementos celulares son excitados, inhibidos o destruidos, según la dosis y la susceptibilidad receptora. La acción del veneno sobre las grasas es la base de sus efectos benéficos aprovechables. Los anavenenos son soluciones derivadas para el empleo terapéutico y experimental. Los antivenenos son sueros curativos específicos contra las picaduras directas de los ofidios y de otras especies ponzoñosas (arañas, alacranes). Los anavenenos tienen una acción local, analgésica y asintomática como es el caso del crotálico. El derivado bothrópico tiene una acción citolítica. En combinación actúan como analéptico antitumoral. En comparación con otros fármacos no provocan inflamación y su supresión brusca no determina ningún accidente. Actúan inmunológicamente. No existen contraindicaciones para su empleo. Las dosis deben ser progresivas hasta alcanzar un nivel que permita su evaluación y continuidad. Tampoco es un fracaso que las primeras aplicaciones no produzcan efectos; más tarde ejerce su acción. Actualmente, en el mundo, hay muchos profesionales que siguen tratando a sus pacientes con estas herramientas biológicas de distintas maneras.

Los venenos ofídicos atacan compuestos químicos y reacciones claves en los organismos animales y por extensión y similitud también en los humanos. En la composición de estos anavenenos permanece inalterable una enzima conocida como fosfolipasa A2 (PLA2) que parece ser la adjudicataria de la actividad antitumoral. Los resultados se observaron en distintos estudios científicos realizados últimamente en células tumorales en los cuales se comprobó que los venenos ofídicos aumentan la actividad de los macrófagos.

 El efecto analgésico agregado resulta del  bajo peso molecular de algunos elementos de su composición. Desde hace casi 15 años venimos investigando el tema de los anavenenos ofídicos y también de la apitoxina (veneno de abejas) en colaboración con distintos profesionales. Desde entonces hemos presentado diversos trabajos sobre estos temas en congresos. En homenaje a todos quienes participaron  hasta hoy en ésta línea de investigación, corresponde recordar que estos tratamientos vulgarmente llamados "alternativos" fueron serios, científicos y académicos antecesores de la quimioterapia y radioterapia. Tal vez todos puedan ser complementarios y/o alternativos, pero esa decisión es personal. Nuestra tarea es la difusión de esta posibilidad. Para mayor información comuníquese con nosotros.

 

 

VENENO DE ABEJAS EN TERAPÉUTICA 

En  nuestra tarea de divulgación sobre el empleo terapéutico de venenos y anavenenos ofídicos (popularmente conocidos como “crotoxina”), queremos destacar la importancia de la APITOXINA, que es el veneno de la abeja. Su empleo tiene antecedentes remotos. En el Corán (XVI,71), Hipócrates también la usaba. Pero desde entonces hasta no hace mucho se empleaba el método de la apicoterapia (picadura directa de la abeja). Esta forma natural de inoculación acarreó reacciones alérgicas de todo tipo y provocó impedimentos para su difusión como producto terapéutico. También las dificultades para su obtención, preparación, conservación y elaboración han sido obstáculos  importantes que le restaron trascendencia. En la actualidad eso ha sido resuelto con la obtención de una toxina total, pura, la cual debidamente tratada  resulta en un producto final apto para administrarse por vías intramuscular o subcutánea, evitando así el trauma de los aguijones y la muerte de la abeja. El valor terapéutico del veneno de la abeja ha sido ensayado y su eficacia reconocida  por más de una eminencia médica. Esta Fundación ha presentado en colaboración con profesionales independientes y del INPB-ANLIS “Dr, C.G.Malbrán” un trabajo sobre diversos estudios realizados con apitoxina obtenida  en apiarios del norte de la provincia de Buenos Aires, en el 7mo. Congreso Internacional  de Toxinología  (IST) 2001 en Virginia, E.U.A. Esta terapia se utiliza desde hace años en renombradas clínicas de Europa y E.U.A. El valor terapéutico del veneno de abeja radica en la sabia administración  con miras a provocar todas  aquellas reacciones que se estudiaron al analizar sus efectos fisiológicos. Su efecto puede compararse al que produce la histamina administrada en forma inyectable. Existen más de 200 publicaciones científicas en distintos idiomas que afirman las propiedades terapéuticas de la APITOXINA. Existe un trabajo sobre su aplicación contra el cáncer, publicado por la Academia de Medicina de Paris el 28/6/1932. El empleo de la Apitoxina tiene la ventaja de carecer de contraindicaciones , salvo para quienes son alérgicos al veneno de abeja. En  cualquier caso es necesario realizar una prueba subcutánea previa para su determinación. Su aplicación puede ser intramuscular, subcutánea o en puntos de acupuntura. El volumen a aplicar es muy pequeño. La duración del tratamiento no produce dependencia ni acostumbramiento y es breve en comparación  con el empleo de corticoides y antinflamatorios. Esta TOXINA PURA TOTAL DE APIS MELLIFERA ( o APITOXINA) está indicada en Artritis agudas, crónicas  y deformantes, Alergias, Bacilosis, Bacteriosis, Ciática, Dermatitis, Eczema, Endocarditis, Enfermedad reumática, Fiebre reumática, Gota, Lepra, Lumbago, Lupus, Miosis, Miositis, Microbiosis, Neuralgias, Neuritis, Parálisis de Volkman, Pericarditis y Psoriasis. El mecanismo terapéutico de la APITOXINA es difícil de explicar dada la compleja composición enzimática  y su seguimiento en vivo. Abreviando podemos decir que se trata de buscar una estimulación de la Inmunogammaglobulina(IgG) para bloquear la reacción de la IgE. El empleo de la APITOXINA induce al aumento del cortisol, lo que deriva en un efecto antinflamatorio y por su composición de Hialuronidasa agrega un efecto analgésico en forma natural, evitando así los usos prolongados de corticoides. La TOXINA PURA TOTAL DE APIS MELLIFERA tiene una marcada propiedad antimicrobiana, antibacteriana y antibacilar que la convierte en un agente natural para combatir microorganismos. Su empleo parece incrementar naturalmente la producción de Interferón, sobre el que se sigue investigando su acción antiviral y anticancerígena. Para mayor información dirigirse a la FUNDACIÓN DE ESTUDIOS BIOLÓGICOS.

 

DIETA ALCALINIZANTE Y DESINTOXICANTE

Esquema básico sugerido         

NO COMER:  Tomate, berenjena, avena arrollada ( muy poco y esporádicamente). Carnes, fiambres, pollo, quesos duros y picantes. Salsas picantes y sobrecocidas con aceite. Azúcar (blanca, rubia o negra), melaza y edulcorantes sintéticos y nada que los contenga, como golosinas, galletitas, crema chantilly, dulces, mermeladas, bombones, alfajores, etc. Se puede edulcorar con miel pura o con yerba dulce (Stevia). Harinas muy refinadas (tipo 0000); pastas y galletas con esa harina. Consumir harinas gruesas, sémola, semolín e integrales. Gaseosas (cualquier marca, sabor, tipo y calidad), jugos de frutas envasados. Se pueden tomar los que contienen leche de soja con jugo, de marcas conocidas (SoNatural y AdeS). No tomar el jugo de las latas de frutas envasadas. No consumir verduras y frutas envasadas, en lo posible. No se deben consumir alimentos envasados que se pueden obtener frescos. No tomar alcohol, café, vinagre. Evitar mayonesas, ketchup, salsa golf, mostaza de mesa y similares. Para condimentar comidas se pueden triturar y/o licuar verduras (crudas y cocidas) con aceites de maíz puro, oliva y canola .El aceite de canola se obtiene de la semilla de colza, una variedad de crucífera, que contiene la más alta concentración en ácidos grasos insaturados y el más bajo contenido en ácidos grasos saturados. En todas las comidas emplear muy poca sal.

 

PUEDE COMER TODO LO QUE NO ESTA SEÑALADO ANTERIORMENTE.    

 

Coma despacio, sin preocupaciones y mastique muy bien. Quien no pueda masticar o tenga dificultad para tragar puede licuar las comidas con ayuda de un poco de caldo de verduras, hecho en casa con verduras frescas. Tome poco líquido con las comidas. Si queda con apetito agregue una cazuela de arroz integral en cada comida o fruta. Beba 1,5 litros de agua mineral de montaña por día.

 

DESAYUNO

               Frutas de estación. Es preferible comerlas que hacer jugos. Beber café de malta, te liviano, té verde o mate cocido. Preferentemente sin leche. Hay galletitas de cereales con miel de distintos gustos de las firmas Granix y Quáker. Tostadas de pan integral o rodajas de integral casero. Cereales inflados sin azúcar.

 

MERIENDA

               Frutas distintas de las consumidas en el desayuno. Cambiar también lo que se bebió en el desayuno. Copos de maíz u otros. La idea es no repetir las mismas comidas sino variar permanentemente. Se pueden incorporar frutas secas variadas.

 

ALMUERZO

 

LUNES

               Polenta de maíz con ricota y salsa preparada con puerro picado, cebolla y ajo (previamente se pueden poner en agua y sal para quitarles el gusto fuerte), orégano, laurel, perejil, pimentón dulce- todos rehogados (saltados) en agua y aceite, por 10 minutos y luego pasado por la licuadora. Un plato de verduras hervidas o  ensalada con no menos de 5 componentes (repollos, escarola, lechugas, zanahoria, remolacha, verdeo, cebollín, brócoli, coliflor, etc.) A las ensaladas se les puede agregar según el gusto, trocitos de papa, arroz, porotos de cualquier especie, garbanzos, aceitunas, huevo duro. Se les puede agregar limón o salsa de soja, aceite y muy poca sal.. Una manzana.

.    

MARTES

                  Sopa de crema de verduras frescas. Pastel de proteína de soja (Nutrisoja granulada de Granix o similar), con papas, con aceite, sin manteca, al horno y con condimentos naturales. Una fruta de estación.

 

MIÉRCOLES

                   Lentejas con salsa de puerro y zanahoria con un poco de papa cortada en trozos pequeños. Tarta de masa de harina integral de soja y harina blanca al 50%, con verdura sobre ella, cocinada al horno con un poco de queso de soja (se le puede agregar un poco de roquefort para variar el gusto) y se sirve como porción de pizza. Fruta.

 

JUEVES

                   Fideos dietéticos de harina integral, soja y verdura, al pesto con salsa de puerro y zanahoria. Tortilla al horno de verduras (emplear poco huevo) se hace en asadera aceitada y armando la tortilla con un poco de aceite. Una manzana.

 

VIERNES

                   Milanesa de soja con una ensalada de varias verduras, con limón, perejil y aceite. Puré de zapallo, zanahoria y papa. Puré de manzana.

 

SÁBADO

                   Sopa de crema de zapallo fresco (pasado por licuadora).Mezcla de legumbres (garbanzos, lentejas y porotos) con verduras. Calcular 5 cucharadas de legumbres por persona. Ensalada de frutas. No mezclar las frutas ácidas con las dulces en una misma comida.

 

DOMINGO

                    Ravioles de ricota y verduras frescas con salsa. La salsa se puede hacer con Nutrisoja granulada, zanahoria, perejil, puerro, poco zapallo, cebolla. Mayonesa de zanahoria con papas y verduras frescas. Fruta.

 

LUNES

                    Buseca (hecha con muchas verduras y legumbres) y Nutrisoja para milanesa cortada en trocitos, similares al mondongo. Pizza casera de cebolla, morrones, aceitunas, perejil y queso blando tipo PorSalut o similar y rodajas de tomate. Una manzana.

 

MARTES

                    Kepis (hamburguesa árabe). Se hace fácilmente con mitad de trigo burgol (grano de trigo triturado) hervido 2 minutos y mitad de Nutrisoja granulado, mezclado con ajo y cebolla (puestos previamente en agua con sal para quien lo desee más liviano de sabor) y perejil. Con esta preparación se hacen hamburguesas. Se ponen a hornear en una asadera aceitada y se sirve con verdura de hoja de estación con papas. Fruta.

 

MIÉRCOLES

                    Sopa de crema de zapallo. Mayonesa de zanahoria con mezcla de legumbres y Nutrisoja granulado. Una manzana.

 

JUEVES

                    Canelones de ricota y verdura con masa integral de panqueques con salsa (de las recomendadas anteriormente). Puré de manzanas con papas y arvejas frescas. Fruta.

 

VIERNES

                    Milanesa de soja con papas y verduras. Croquetas de zanahorias (al horno) con guarnición de arroz integral.

 

SÁBADO

                    Locro de verduras y legumbres sin carnes. Ensalada de todas las verduras de estación. Flan casero (sin azúcar, con miel)

 

DOMINGO

                    Fideos de harina integral, soja y verduras con salsa. Zapallitos rellenos con arroz, zanahoria y pan rallado cubiertos con una crema de zanahoria, cebolla y ajo. Ensalada de frutas.

 

 

 

CENAS

           Como cena es conveniente un plato único abundante de sopa o guiso, sin freír, con algunas variantes. Detallamos a continuación algunos platos para alternar diariamente.

Sopa de harina de arroz integral con zapallo, papa y zanahoria licuados. * Puré espeso de harina de arroz integral con zapallo, papa y zanahoria.* Guiso de verduras con harina de arroz integral y sopa mezcla de cereales y legumbres. * Sopa de cebada perlada y verduras. Sopa de avena integral arrollada.* Pastel de papas, zanahoria y verduras, hecho al horno. * Budín de zapallo, papa, harina de arroz integral y verduras al horno. * Tarta de harina de arroz integral (20%) y harina blanca 000 (80%) con rodajas de manzana. * Zapallitos rellenos con arroz, zanahoria, pan rallado y queso blando. * Fideos integrales al pesto. Una pequeña porción de arroz integral aderezado a gusto. * Mezcla de verduras con puré. Papas hervidas a la provenzal. * Fugaza casera con ensalada. Zapallitos rellenos con cereales y verduras.

 

El cuerpo humano posee un equilibrio ácido-base, expresado químicamente como pH, que en condiciones normales es ligeramente alcalino. Este equilibrio se mantiene estable debido a dos factores: primero, a los mecanismos normales de selección y exoneración del organismo y, segundo, al tipo de comidas que ingerimos. Mientras nuestro cuerpo está normal, soporta un exceso de alimentos acidificantes. Pero en el caso en que los mecanismos de defensa claudican, es necesario reducir en mayor o menor medida la ingesta de productos que aumentan la acidosis del medio interno. Estos procesos químicos destacan la importancia de una base alcalina en la alimentación humana.

 

 

Gral. J.J.Urquiza 1940/42 -  C1243AEP  Ciudad Autónoma de Buenos Aires

                         TelFax 4943-5999                          

  Correo:     fundesbiol@speedy.com.ar

©2004 Fundación de Estudios Biológicos - Todos los derechos reservados